Diferencias entre Dislexia, Disgrafía y Discalculia

La dislexia y la disgrafía son dificultades de aprendizaje. La dislexia afecta principalmente la lectura, mientras que la disgrafía afecta principalmente la escritura. Aunque son condiciones diferentes, son fáciles de confundir. Sus síntomas pueden coincidir. Esta sencilla tabla puede ayudarlo a diferenciarlas.

Tanto la dislexia como la discalculia pueden obstaculizar que los chicos aprendan matemáticas. Aunque éstas pueden ocurrir al mismo tiempo, son dificultades de aprendizaje muy diferentes. Y la relación entre ellas no es clara.

La evidencia sugiere que tienen en común ciertas deficiencias a nivel cerebral. Una diferencia fundamental es una limitación en la memoria funcional, pero existen otros retos cuando los chicos tienen esas condiciones.

La dislexia ha sido más estudiada que la discalculia. Esa puede ser la razón de que algunas personas llamen a la discalculia “dislexia de los números”. Sin embargo, ese apodo no es preciso. La discalculia no es dislexia en matemáticas. Esta tabla muestra las diferencias entre la dislexia y la discalculia, y qué puede ayudar con cada una.

Fuentehttps://www.understood.org

Infografía

Anuncios

Hay diagnósticos de TDAH por los padres

TDAH 1

“No hay evidencia de que la ausencia de medicación provoque fracaso escolar”

José Ramón Ubieto

TDAH. ¿A qué alude ese acrónimo? Uno, a la falta de atención. O dos, a la hiperactividad y la impulsividad. O tres, a una combinación de las anteriores. Se estima que el 6% de la población infantil padece este trastorno. El TDAH es una alteración real. Pero para algunos ámbitos del psicoanálisis es sólo una etiqueta diagnóstica sin evidencias neurobiológicas ni genéticas. El psicoanalista clínico José Ramón Ubieto aporta su interpretación y experiencia en su libro TDAH, hablar con el cuerpo (editorial UOC).

¿Qué es el TDAH?

Es el nombre prét-a-porter con el que hoy designamos el malestar en la infancia en sus diferentes formas: inquietud, problemas de conducta, dificultades de aprendizaje. En sentido más estricto se refiere a un diagnóstico psiquiátrico aplicable desde niños a adultos con síntomas de hiperactividad o falta de atención.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico debería hacerse por especialistas clínicos en un contexto de entrevistas personalizadas y con ayuda, cuando sea preciso, de otros instrumentos diagnósticos. En la práctica, profesionales del ámbito educativo o de la salud (no especialistas), e incluso los mismos padres, a veces “cuelgan” esa etiqueta para nombrar algo que los perturba y que no saben bien cómo comprender. El abordaje clínico debe priorizar la escucha de ese malestar y a partir de allí pensar las ofertas posibles: tratamiento psicológico, farmacológico, educativo.

Un niño es desatento, se muestra inquieto, rinde poco en clase. ¿Qué pueden hacer los padres?

Primero hablar con su tutor y los profesionales de la escuela para buscar juntos estrategias que mejoren ese rendimiento. Pensar también en el trabajo en casa, en cómo acompañarlo en sus deberes y en sus dificultades vitales, cómo estar al lado tomando en cuenta lo que a él le puede inquietar, que no siempre coincide con lo que nos inquieta a los padres o a los docentes. Cuando todo eso no funciona es el momento de consultar a un clínico, pero primero la educación.

¿Cómo es un niño con TDAH?

Es alguien que muestra una inquietud. Algo hace que no pare de moverse, que lo despista y le complica la existencia y el vínculo educativo. Pero al mismo tiempo, y esto ya no es tan evidente, es alguien fijado a un punto, a un cierto impasse que le hace sufrir. Fijado a algo que no ha podido resolver de su relación familiar, de su relación con los compañeros o de la relación consigo mismo. De allí la paradoja de niños incapaces de concentrarse en una tarea escolar y, sin embargo, pendientes todo el tiempo de los cambios de humor de los adultos, del tono de su voz o de un videojuego.

El psicoanálisis niega que el TDAH tenga una base genética o neurobiológica en contra de criterios científicos.

No es una afirmación del psicoanálisis, sino una constatación que la propia “Guía de práctica clínica sobre el TDAH en niños y adolescentes” del Ministerio de Sanidad. Es una evidencia que a día de hoy no hay marcadores biológicos o genéticos que permitan determinar la existencia del TDAH.

No todos los que padecen el trastorno llegan a las consultas y, al mismo tiempo, hay un hiperdiagnóstico en chicos con problemas de aprendizaje y conducta. ¿Hay mucho diagnóstico erróneo?

La citada guía del Ministerio admite también las dificultades en la detección, el proceso diagnóstico y la metodología que originan amplias variaciones (geográficas y demográficas), lo que conduce a un infradiagnóstico o un sobrediagnóstico del TDAH. Pediatras americanos admitían en un relevante reportaje publicado en The New York Times que lo diagnostican empujados por la demanda de los padres y por las abultadas ratios escolares, más que por criterios clínicos. En nuestro país empezamos a constatar este mismo efecto, lo que aumentará sin duda la prevalencia del cuadro.

¿Cuándo hay que medicar?

La medicación habitual son psicoestimulantes que funcionan como las anfetaminas. Mejoran el rendimiento a corto plazo pero también generan efectos secundarios que hay que considerar. No hay ninguna evidencia probada de que la ausencia de medicación comporte fracaso escolar.

Los detractores de los tratamientos con medicación suelen culpabilizar a los padres por buscar una “solución rápida”.

Los padres buscan explicaciones y soluciones para problemas que a veces los desbordan. Se guían por consejos de otros padres o por indicaciones profesionales buscando la mejor fórmula para sus hijos. La cuestión es que encuentren orientaciones que tomen en cuenta la subjetividad, la suya y la de sus hijos, y que no se limiten a contabilizar conductas y aplicar fórmulas universales que prometen curas imposibles.

Subjetividad. Hablar con el cuerpo. ¿A qué se refiere?

Cada niño o niña hiperactivos tiene sus propias razones para moverse o no prestar atención. Esos motivos, que él desconoce, hablan a través de su cuerpo, en esa inquietud que lo atraviesa. Son palabras apresadas que sin embargo contienen un mensaje cifrado que se dirige a los adultos cercanos (padres, profesores, clínicos). Escuchar ese malestar singular a cada uno es la tarea que nos hará comprender la función que cumple esa hiperactividad y cómo entonces tomar distancia de ese movimiento incesante.

En la actualidad se está extendiendo el diagnóstico de TDAH a los adultos, ¿qué opina?

En los adultos se trata básicamente de la desatención como síntoma principal. No deja de ser curiosa la proliferación de este diagnóstico en un mundo dominado por el zapping, los hipervínculos, los tuits de 140 caracteres y una cierta desresponsabilización sobre nuestros asuntos. Hoy cualquiera puede sentirse víctima de algo. Nombrar esa actitud como un trastorno puede aliviarnos de responder de nuestros actos. Es una falsa salida.

La Lomce hace mención expresa al TDAH pero no a los trastornos del espectro autista.

Las iniciativas legislativas siempre son el resultado de la confluencia de intereses legítimos de lobbies diversos (afectados, industria, profesionales). En este caso la compañía farmacéutica Shire (principal productor de medicamentos para el TDAH) financió el “Libro Blanco europeo sobre el TD (TDAH: Haciendo visible lo invisible)” donde se perfilan estrategias que luego son aplicadas por los gobiernos europeos. En España eso ha influido decisivamente en su inclusión en la Lomce asegurando así algunos beneficios para los diagnosticados de TDAH (descuentos en materiales, más tiempo para los exámenes). Estas medidas tienen luego sus efectos, como ya sucedió en Quebec (Canadá) donde tras un acuerdo similar el número de diagnósticos se multiplico exponencialmente. En relación al autismo sabemos que el tratamiento farmacológico ofrece pobres resultados y quizás sea un factor a considerar para entender un menor interés de algunos de estos lobbies.

Explíquenos esta frase de su libro: “Es curioso que en Estados Unidos se medique al 14% de los niños cuando el trastorno afecta sólo al 6%. Y que un alto porcentaje sean negros, chicanos o hispanos”.

Pensar el TDAH al margen de las condiciones sociales, familiares y educativas es una ingenuidad. El profesor Alan Sroufe de la Universidad de Minnesota dirigió un estudio desde 1975, en el que siguieron a 200 niños que nacieron en la pobreza y constataron cómo el ambiente del niño predice el desarrollo de problemas de TDAH. En marcado contraste, la medición de anomalías neurológicas al nacer, del C.I., y del temperamento infantil no predicen un TDAH.

Usted habla de la existencia de un “marketing de medicamentos” según el cual el TDAH no medicado implica riesgos relevantes: fracaso escolar, conflictividad social, drogodependencia.

El estudio más serio hecho hasta el momento es el Estudio de Tratamiento Multimodal de Niños con TDAH (MTA) realizado por el NIMH (National Institute of Mental Health) la agencia de investigación biomédica y del comportamiento más importante de los EE.UU.. Fue diseñado para probar si los niños diagnosticados con TDAH tienen mejores resultados cuando son tratados con medicamentos u otros abordajes. Tras el análisis inicial de 14 meses donde se comprobó la mejora con medicamentos se constató a medio y largo plazo que ya no había diferencias en el comportamiento entre niños que fueron medicados y los que no lo eran. Pero los datos sí que mostraron que los niños que tomaron los medicamentos durante 36 meses sufrieron una una pérdida de peso y un descenso del crecimiento. No hay ninguna evidencia probada de que la ausencia de medicación comporte fracaso escolar o drogodependencias. Lo que sí hay verificado es que los adolescentes que toman psicoestimulantes durante largos periodos tienden a tomar anfetaminas posteriormente ya que se trata de un mismo principio activo.

La Vanguardia, 16/02/2015.

San Miguel de Allende

México

San Miguel de Allende es una pequeña ciudad mejicana situada, por carretera, a poco más de una hora del aeropuerto de León, y a unas cuatro horas al norte de la ciudad de México. Su altitud es de 1.908m y su clima es moderado: inviernos no muy fríos y veranos que no alcanzan temperaturas extremadamente altas.

Esta bonita localidad, de atmósfera colonial y agradable temperatura, fue durante los años setenta el lugar ideal para los jubilados de Estados Unidos y Canadá. Hoy en día San Miguel acoge a numerosos estudiantes que visitan la ciudad para estudiar español y arte. Las personas jubiladas siguen sintiéndose atraídas por esta ciudad y, de hecho, hay unos 2.000 expatriados viviendo aquí.

Es fácil vivir en San Miguel. Aquí, podemos encontrar excelentes mercados en los que comprar todo aquello que deseemos. Cada martes, un gran mercadillo al aire libre reúne a muchos vendedores de los alrededores. La ciudad ofrece variadas actividades culturales. En agosto podemos asistir al festival de jazz, entre otros muchos. Hay infinidad de galerías de arte y probablemente las mejores tiendas de artesanía de México, con piezas artesanales procedentes de cualquier lugar del país.

En San Miguel se reúnen los mejores aspectos de la pequeña ciudad junto con las comodidades de las grandes urbes. Sus variados restaurantes, sus mercados, el teatro y sus exposiciones de arte nos invitan a visitarla sin importar la época del año que elijamos. ¡Nuestra estancia aquí será inovidable!

En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011.

El turismo rural

España

Durante los últimos años, el turismo rural ha llegado a ser en España una alternativa al turismo convencional. Pero, ¿Cuál es la principal característica del turismo rural? El entorno, la ausencia de multitudes, el relax y la posibilidad de practicar actividades como hacer rutas en bicicleta, colaborar en las tareas de una granja o en los cultivos, o simplemente hacer senderismo.

Hablando de España, hay dos tipos de alojamientos rurales: las casas rurales y los hoteles rurales. En cuanto a las casas rurales, es posible alquilar toda la casa, normalmente durante un fin de semana como mínimo, o alquilar una habitación los días que queramos. Tanto las casas como los hoteles rurales son antiguos edificios reconstruidos, viejas casas de pueblo e incluso pequeños castillos.

El ambiente de las casas rurales es amigable. Normalmente existe la posibilidad de degustar la gastronomía típica de cada lugar. Muchas casas rurales tienen piscina, principalmente en la zona mediterránea y sur da la península.

Hoy en día, podemos encontrar mucha información en internet, simplemente escribiendo en un buscador las palabras “casa rural” o “turismo rural”, debido a la gran oferta existente.

¡Esta es una de las mejores formas de olvidar es estrés y el teléfono móvil! Aunque sólo sea durante dos días, respirar aire puro y ver preciosos paisajes nos ayuda, no solo física, sino mentalmente.

En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011.

Un paraíso exótico

Costa Rica

Costa Rica

Costa Rica es parte de la gran cadena andina Sierra Madre, rodeada de volcanes y montañas: en la parte nórdica de la región la actividad volcánica ha distribuido la zona en cordilleras: en el noroeste la Cordillera de Guanacaste; en el sureste, la Cordillera de Tilarán, dominada por el Arenal, uno de los volcanes más activos mundialmente; hacia el leste, la Cordillera Central, y hacia el sur la Cordillera Salamanca. Todas las carreteras y rutas se originan en la Meseta Central, el corazón de la nación en cuyo centro se encuentra San José, la capital de Costa Rica. En esta parte, la temperatura general durante el año es de veintitrés grados centígrados.

Las playas son unas de las atracciones más populares de este país siendo predominante la costa del Pacífico. La costa tiene una longitud de más de mil ochocientos quilómetros y una colección de playas atractivas para todos los gustos, y específcamente para los deportes acuáticos como el surf. En Nancite, por ejemplo, la playa se llena de tortugas durante meses a una escala tan grande que no deja espacio libre. En el Atlántico está Tortuguero, una selva al estilo amazónico, repleta de vida animal y flora de abundancia paradisíaca. Al sur del Atlántico están las playas más populares de esta zona, Cahuita y Puerto Viejo, con el aroma caribeño en las comidas, vegetación y estilo de vida. Los meses más secos en San José son desde diciembre hasta abril.

El símbolo de Costa Rica son las carretas de maderas decoradas, que ya han perdido vigencia pero se destacan en la zona de Sarchí. Cerca de San José en Santa Ana y Escazú se encuentran afamados artistas contemporáneos. Costa Rica, país rico en cultura, es también anfitrión del Festival Internacional de Música durante las últimas semanas de agosto. Ya sea para relajarse con la amabilidad de su gente, disfrutar de la vegetación única de playas y selva, o experimentar el sabor de la cultura de ese país centroamericano, Costa Rica es un lugar paradisíaco para turistas llegados de todos lados del mundo.

(En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011)

Varadero, arenas blancas

varadero-icligo-ferias

Cuba

La privilegiada ubicación de Cuba hace que sus playas transparentes y cálidas sean una atracción para turistas de todo el mundo durante los trescientos sesenta y cinco días del año. Varadero, conocida como “la playa preferida por su sol”, se encuentra en Matanzas, provincia cuyas costas descansan en el océano Atlántico y el Mar Caribe. En Varadero, el sol ilumina la arena durante unas doce horas diarias y la temperatura es de, aproximadamente, veinticinco grados centígrados. Al oeste, esta provincia limita con La Habana; al este, con Villa Clara, y al sudeste, con Cienfuegos.

¿Por qué son tan especiales las playas de Varadero? ¿Qué las diferencia de las otras orillas cubanas? Sus fondos marinos. Poseen más de cuarenta clases de corales, una increíble diversidad de peces, langostas, camarones, cangrejos, tortugas y casi un centenar de moluscos. En este pequeño paraíso cubano, la arena es blanca y fina y la costa, de veintidós kilómetros de longitud, despliega una paleta de azules inimaginables en el horizonte. Aunque en Varadero la belleza del Caribe se despliega a cada paso, cada una de sus playas ofrece particularidades que las distinguen. Playa Coral nos ofrece más de treinta especies de corales, mientras que Cueva de Saturno es una caverna en la que podemos encontrar estalactitas y estalagmitas. Las Mandarinas posee una variada fauna marina en la que abundan los peces coralinos, las morenas y los meros.

Playa Caribe nos invita a la aventura ya que en ella se encuentran los secretos y misterios de un antiguio barco alemán que naufragó en la costa cubana. Por su parte, Punta Perdiz posee uno de los ecosistemas más diversificados del Mar Caribe y se ubica en la popular Bahía de Cochinos.

Por último, El Cenote tiene un gran lago y grietas en las que es posible sumergirse hasta veinticinco metros. Es importante destacar que esta playa se encuentra en la Ciénaga de Zapata, uno de los mayores y mejor preservados humedales de la región.

Pero Varadero no es solo sus playas. A aquellos interesados en tomar contacto con las raíces populares de la región, posiblemente les interesará visitar la Cueva de Ambrosio en la que se encuentran dibujos rupestres realizados por aborígenes y, se supone, también por esclavos. La Casa de la Cultura Los Corales también nos permite aproximarnos a la cultura popular cubana ya que es allí donde los artistas locales exponen sus mejores obras. Además, los fines de semana es posible ver obras de teatro y espectáculos. Y si de aprender a bailar se trata, este centro cultural ofrece clases de baile dictadas por profesores que brindan sus servicios a los turistas.

En el Museo Municipal de Varadero la ciudad guarda viejos secretos. Allí se exhiben piezas de la cultura y la historia. La arquitectura del Museo rescata el estilo tradicional de muchas construcciones de la zona combinando la textura de la madera con colores vibrantes. Sin lugar a dudas, Varadero, este pequeño paraíso cubano, nos ofrece la posibilidad de disfrutar de unas de las playas más hermosas del mundo y de la riqueza y encanto de la cultura del Caribe.

(En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011)

Un paraíso en el Caribe

republicadominicana3

República Dominicana

En los últimos anõs, la República Dominicana se ha convertido en uno de los principales destinos del Caribe, tanto para los turistas procedentes de América como para los europeos. Y no es de extrañar, pues cuenta con su exotismo caribeño, con el carácter abierto y acogedor de sus agentes y con un entorno natural de increíble belleza.

La isla española, que pertenece a las Grandes Antillas, está dividida en dos zonas: la República Dominicana y Haití. La República Dominicana ocupa dos tercios de la superficie de la isla, la cual está formada en un ochenta por ciento por montañas. La montaña más alta es Pico Duarte, con unos 3.170m. La geografía de este país es muy diversa: desde planicies semidesérticas a valles con bosques tropicales. Así, algunos turistas prefieren las playas de arena dorada que se extienden sobre un tercio de la costa dominicana. Es en esta zona donde se encuentran los principales centros turísticos. La provincia de Barahona incluye cascadas, montañas y unas extensas playas de agua cristalina. Entre sus hábitats naturales está el Lago Enriquillo, el más grande de las Antillas.

La Romana fue un gran puerto azucarero hasta los años setentas. Allí encontraremos Casa de Campo, uno de los balnearios más famosos del mundo. Y si queremos visitar Altos de Chavón, el pueblo de los artistas, disfrutaremos de un entorno similar a los pequeños pueblos del Sur de Francia, a la orilla del río Chavón.

Para los amantes de la costa, Playa Grande pone a su disposición unas trecientas hectáreas de vegetación de 1.500m de playa. También pueden disfrutar de su campo de golf a orillas del mar. Pero no debemos olvidar Punta Cana, con sus playas de agua azulada, y muy próxima a Playa Grande está Bávaro, con sus hoteles, a pocos minutos del aeropuerto de Punta Cana.

Otro tipo de visitantes prefiere visitar el interior, pues piensan que aquí pueden encontrar el verdadero encanto de la República Dominicana. La isla está atravesada por tres impresionantes cordilleras, paralelas en sentido Este-Oeste. Por un lado, está la Cordillera Central, que se extiende desde Haití hasta San Cristóbal, cerca de Santo Domingo. En esta cordillera se encuentra el Pico Duarte. Por otro lado, más al norte, se encuentra la Cordillera Septentrional, que atraviesa el valle de Cibao, donde están las antiguas minas de oro. Por último, la Cordillera Oriental se encuentra en el Este y es la más pequeña. Un dato reconfortante es que en la mayoría de las islas caribeñas no hay serpientes venenosas ni insectos cuya picadura o agujón sean una amenaza vital. Si usted planea visitar la Repúblicana Dominicana, tenga en cuenta que, aunque su lengua oficial es el español, en las principales zonas turísticas muchos dominicanos hablan inglés y alemán, y algunos conocen también el francés y el italiano. Pero si usted decide visitar la zona interior, allí los residentes solamente hablan español, así que es conveniente que usted tenga unos conocimientos básicos de este idioma.

Entre los principales atractivos de la República Dominicana destacan su clima subtropical, con una temperatura media de 28º y sus playas de agua azul turquesa, con palmeras que ofrecen una reconfortante sombra. Además de su envidiable entorno natural, en los últimos años el Departamento de Turismo dominicano ha incrementado la oferta de nuevas formas de turismo.

(En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011)

Mallorca y sus castillos

Castillo-de-Bellver

España

Las Islas Baleares, archipiélago situado en el Mar Mediterráneo, son conocidas por su belleza pero, sobre todo, por ser un destino turístico de interés internacional. Sus instalaciones hoteleras y sus playas son el primer objetivo para aquellos que buscan sol y diversión. Pero en estas islas y, especialmente en Mallorca, existen antiguos monumentos y castillos, cuya visita es de obligado cumplimiento.

Comenzando desde el Castillo de Alaró, situado en la cumbre de la montaña que lleva el mismo nombre, en la Sierra Tramuntana, hasta castillos como el del Rey o el de Santueri, Mallorca tiene una variada oferta turística y cultural.

A tres kilómetros de Palma de Mallorca (principal ciudad de la isla de Mallorca) y a unos 140 metros de altitud, rodeado por un bosque de pinos, está el castillo gótico de Bellver (significa “buena vista”), muy peculiar debido a su forma totalmente circular. Fue construido en el año 1300, aproximadamente. El rey Jaime I, aquejado de tuberculosis, quiso construir este castillo para descansar en un entorno sano. El corto periodo de tiempo empleado para la construcción de este castillo (40 años), dio como resultado su peculiar estilo arquitectónico.

Um gran patio circular forma el centro del castillo, alrededor del que se encuentran habitaciones y salas. Tiene cuatro torres, la mayor y con base circular, se llama la Torre del Homenaje; el resto tiene forma de herradura.

De hecho, este es el único castillo de planta circular de toda Europa. Actualmente, las piedras de este castillo son muy blancas. El motivo de tan peculiar aspecto es que en el passado, concretamente en el siglo XIX, tuvieron que limpiar la fachada del castillo, pues había sido quemado como método de desinfección para acabar con una plaga de peste.

Este castillo ha tenido múltiples usos. En principio, fue la residencia de Jaime II de Mallorca, pero posteriormente fue utilizado como refugio contra la plaga de peste; como puesto de defensa contra los ataques del ejército turco; como escenario para fiestas y representaciones teatrales, o incluso como cárcel hasta el siglo XX. Pasear sobre la ancha circunferencia de la parte superior del castillo y mirar hacia abajo, hacia el patio interior, es realmente espectacular.

En el interior del Castillo de Bellver se encuentra el Museo de la Ciudad, que abarca la historia de esta isla desde la Prehistoria hasta la Edad Media. Sin duda, lo que más vale la pena es la espectacular panorámica que nos ofrece.

(En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011)

Vamos en enero y febrero

Mar del Plata 1

Argentina

Explotó el calor, los días son mucho más largos y en la calle se ven minifaldas, escotes y bermudas. La temporada alta estival en Argentina se vive con alegría y con la mirada puesta en el mar. Miles de família preparan su equipaje en el que nunca falta el traje de baño, la toalla y el bronceador, listos para unas vacaciones en la playa.

La provincia de Buenos Aires ofrece múltiples opciones para los turistas decididos a pasar unos días sobre la arena. A no más de cuatrocientos kilómetros de la capital, se encuentran las principales cuidades balnearias. Mar del Plata, Pinamar, Cariló o Villa Gessell son algunas de las más concurridas.

Con un mar con temperatura para valientes, pero con playas anchísimas y largas, estas ciudades se caracterizan no solo por una costa generosa para disfrutar durante el día, sino también por una gran diversidad de entretenimiento y salidas nocturnas.

Mar del Plata es la más grande y la que cuenta con más desarrollo. Caminar o hacer footing por la rambla a la vera del mar, sentarse a mirar las destrezas de los surfistas o tirarse como un lagarto al sol son algunas de las actividades diurnas.

Por las noches, puede verse a gente colorada por el sol, probando suerte en el casino, haciendo cola para entrar en alguno de los espectáculos teatrales o disfrutando de un café en algunas de las terrazas al aire libre, siempre y cuando el viento marino lo permita. Pinamar y Cariló con un aire más soñorial, combinan la playa con el bosque, la arena amarilla con la madera oscura de los árboles. Una mezcla mágica para quienes buscan relajarse y pasar unos días al lado del mar en plena naturaleza.

Y para los adolescentes que quieren divertirse, las playas ventosas pero menos frías de Villa Gessell son la mejor opción. Allí, durante el día, se pueden realizar todo tipo de actividades y deportes playeros, mientras que por la noche es el momento de acudir a recitales, espectáculos callejeros y discotecas para bailar hasta el amanecer.

(En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011)

Colonia del Sacramento

Colonia 3

Uruguay

Pasear por las calles empedradas del barrio viejo de Colonia del Sacramento es un placer del que disfrutan tanto lugareños como turistas en cualquier estación del año.

Los fines de semana, Colonia se llena de argentinos que cruzan en barco desde la cercana Buenos Aires a disfrutar el ritmo tranquilo de sus calles y plazas. Los turistas recorren las tiendas de productos típicos, generalmente ropa confeccionada con lana o cuero. Asimismo, visitan los puestos de artesanía que se ubican alrededor de las plazas, en los que es difícil decidirse: ¿Unos posavasos de cuero repujado o una caja de alfajores? ¿Unos pendientes en amatista o unos guantes y gorro de lana hechos a mano? Quizás unos juguetes de madera para los niños, hechos por artesanos locales. Hay pata todos los gustos.

Después de las compras de la mañana, lo mejor es hacer una parada en algunos de los restaurantes locales. Aunque son pequeños preparan deliciosos platos típicos, tales como pastas caseras, carne asada, pescados y otros productos del mar, en cazuelas y ensopados o empanados y fritos. Para los postres, uno puede elegir flan con dulce de leche o ensalada de frutas con helado. Si bien estos dos postres son solos dos de las opciones disponibles, son también, sin lugar a dudas, los más solicitados. Después de la caminata y el almuerzo, nada mejor que una siesta para recuperar fuerzas.

Por la tarde, los que gustan de la historia están de suerte. Colonia del Sacramento fue fundada por los portugueses en 1680 como forma de ganar territorio americano a los españoles.

Colonia es, pues, la ciudad más antigua del Uruguay actual y ha sido nombrada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO gracias a su valor cultural. Como tal, cuenta con varios museos. Uno de los mejores es el Museo de los Azulejos, que posee una hermosa colección de azulejos portugueses. Uno de los aspectos más interesantes del museo es el edificio en el que está alojado: una casa antigua y bien preservada, de paredes anchísimas y puertas y techos bajos, característicos de la época.

Colonia tiene también algo que ofrecer a los enamorados. Muchas parejas de novios eligen celebrar aquí su boda por la belleza de su iglesia principal, la Iglesia Matriz, la más antigua del país. Si bien es pequeña y simple, el entorno de las calles empedradas y los siglos de historia que la rodean le dan un aire especial. No es raro toparse, al pasar cerca de la iglesia, con un grupo de festejantes tirando arroz a los novios. Quienes quieran pasar la luna de miel en Colonia tienen una buena opción en los hoteles antiguos de la ciudad que, con sus patios internos y sus fuentes, sus portones de hierro forjado y sus enredaderas, proporcionan un ambiente romántico único.

Al atardecer, la opción más popular es ir a compar unos bizcochos en la panadería y salir, con el mate bajo el brazo, a caminar por el puerto en compañía de amigos o família. Situado sobre el Río de la Plata, el pequeño puerto alberga botes y barcos veleros, turistas que deciden llegar por mar con su propio transporte, o lugareños que disfrutan saliendo a pescar río arriba. El puerto es también el sitio ideal para ir a pescar y son muchos los que aprovechan la oportunidad. Pero tanto para navegantes como para pescadores y turistas, deleitarse con la puesta del sol sobre el río, entre los barcos, es siempre el cierre perfecto para un fin de semana en Colonia de Sacramento.

(En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011)

Salud en riesgo

EPOC

Un estudio del Royal Devon and Exeter Hospital llevado a cabo en fumadores de mediana edad con arrugas profundas mostró un resultado inesperado. Aquellos con el rostro muy marcado por arrugas tuvieron cinco veces más riesgo de padecer de trastornos pulmonares que los que presentaban una piel más lisa. El tener arrugas fue asociado con un grupo de síntomas conocido como Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), que designa una serie de enfermedades crónicas y progresivas, que bloquean las vías de ingreso del oxígeno en los pulmones y restringen su circulación en el resto del cuerpo.

El trabajo se realizó sobre ciento cuarenta y nueve personas y sugiere que algunos individuos podrían tener una susceptibilidad genética a las arrugas y a la EPOC. Y que la piel de la cara podría ser un indicador del riesgo de esta enfermedad.

El enfisema también está asociado con una pérdida de elasticidad en los pulmones análoga al proceso que hace que la piel se arrugue.

Menos del 2% de los latinoamericanos que padecen EPOC lo saben […]. Es una enfermedad que progresa durante décadas en silencio. […] En la Argentina ocasiona seis mil muertes anuales. La organización Mundial de la Salud estima que la EPOC será la tercera causa de muerte en el mundo en 2020.

Es sabido que el hábito de fumar causa el prematuro envejecimiento de la piel y la mayoría de los casos de la EPOC. Sin embergado, no todos los fumadores la desarrollan. […].

Los investigadores ingleses creen que el hábito de fumar estimula enzimas que dañan el colágeno y el tejido elástico de la piel. Y aconsejan utilizar las arrugas faciales como signo precoz de la susceptibilidad a la EPOC, tal como la dificultad para respirar.

http://www.lanacion.com.ar (Adaptado) – Argentina, junio/2006.

(En Dominio – Curso de Perfeccionamiento – Nivel C. Madrid: Edelsa, 2011.)

La sabiduría popular

Melón

Las excelencias del melón

Enrique Vivas y Roberto Pelta

A pesar de que el refranero popular suele ser un pozo de sabiduría enraizada en nuestra más pura tradición, algunos de estos asertos son difícilmente explicables desde el punto de vista de la ciencia médica actual. El melón es una suculenta fruta de sabor agradable que pertenece a la familia de las cucurbitáceas, compuestas, en su mayor parte, por agua (92,8 por ciento). En cuanto a sus principios inmediatos solo posee un 0,4 por ciento de proteínas, 0,2 por ciento de grasas y 6,4 por ciento de hidratos de carbono, y su poder energético es de 29 calorías por cada 100 gramos. Estas virtudes lo convierten en el alimento ideal para complementar regímenes de adelgazamiento, por lo que cuesta trabajo aceptar que pueda resultar indigesto.

Posiblemente, la “mala fama” nocturna del melón en algunas zonas, se deba al abuso que antaño pueda haberse cometido de idigestiones exageradas de dicho fruto. Téngase en cuenta que el cultivo de este producto es fácil y barato, y en épocas de carestía alimenticia no es de extrañar que muchos individuos se hayan dado verdaderos “atracones” del mismo ante la ausencia de otros alimentos más energéticos. El elevado porcentaje de agua proporciona una fugaz sensación de plenitud, que se mantiene, aunque de forma momentánea, lo cual obliga a repetir la misma operación gastronómica en un corto espacio de tiempo. Cantidades excesivas de cualquier comestible a la larga pueden resultar dañinas, pero el melón, de acuerdo con su composición centesimal y cualitativa, no puede considerarse como alimento responsable de lo que vulgarmente se conoce con el nombre de cólico.

Los 100 mitos de la salud. (Adaptado). Temas de Hoy. Madrid, 1996.

(En Dominio – Curso de Perfeccionamiento – Nivel C. Madrid: Edelsa, 2011.)

Humacao, la perla de Puerto Rico

Humacao 1

Puerto Rico

“La perla del oriente” o “La ciudad gris” son algunos de los nombres con los que se conoce el pueblo de Humacao, Puerto Rico. Esta pequeña localidad, ubicada en la costa este de la isla, toma su nombre del indio taino que la gobernaba en tiempos de la conquista española. Los nativos de este Pueblo se denominan humacaenos.

Humacao tiene cerca de de 59.000 habitantes repartidos por sus 15 vecindarios. Este Pueblo es rico en playas hermosas. Uno de los hoteles más famosos y exclusivos de la isla se encuentra allí, el Hotel Palmas del Mar. Humacao también posee museos y un enorme observatorio desde donde se pueden ver las galaxias más lejanas. En Humacao se produce café, arroz, tabaco y aceite de castor, pero su mayor industria, evidentemente, es el turismo.

El 8 de diciembre se celebran las fiestas a la Santa Patrona: La Inmaculada Concepción de María. El primer fin de semana de septiembre todos los humacaenos y visitantes disfrutan del Festival de la Pana durante el que se organizan eventos musicales, desportivos y culturales, y durante el que se cocinan muchas recetas típicas. ¿Hechas con qué? Con pana, por supuesto. La próxima vez que vengan a Puerto Rico, visiten nuestra “perla del oriente”.

(En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011)

El barrio Gótico de Barcelona

barrio-gotico-neighbourhood-in-barcelona-spain

España

Barcelona es una ciudad de contrastes. Y después de visitar la ciudad moderna, un paseo por su Barrio Gótico nos hace olvidar los altos edificios y el ruido de los coches. El nombre de esta zona es debido a los monumentos góticos que posee. Pero es interessante saber que este barrio ocupa lo que fue, hace siglos, una antigua ciudad romana. Aquí, podemos visitar la “Plaza Nova”, con dos torres semicirculares de la antigua muralla romana.

Podemos continuar nuestro paseo con una visita a la Catedral. Su construcción comenzó en el siglo XIII, y su fachada es del siglo XIX. El complejo de la Catedral comprende tres palacios medievales – Cases dels Canonges, Casa del Degà y Casa de l’Ardiaca. Desde allí, tenemos un bonito recorrido: después del Cloister, un agradable paseo cubierto, llegaremos al Puente de los Suspiros y a la Plaza de San Jaume. A continuación, veremos, en esta plaza, dos edificios: el “Palau de la Generalitat” o “Palacio de la Generalidad” y el Ayuntamiento. La Plaza de San Jaume está rodeada de estrechas calles, ideales para pasear. A continuación, seguiremos una estrecha calle llena de tiendas, para llegar a la Plaza del Rey. Esta plaza es una de las más nobles de Barcelona. Aquí, podemos visitar el Museo de Historia y también el Mirador del Rei Martí, para aquellos que quieran ver una vista panorámica del Barrio Gótico.

(En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011.)

El poder tiene miedo de Internet

internet
manuel-castells
Milagros Pérez Oliva
Entrevista: Manuel Castells | Profesor de Sociología

Si alguien ha estudiado las interioridades de la sociedad de la información es el sociólogo Manuel Castells (Hellín, 1942). Su trilogía La era de la información: economía, sociedad y cultura ha sido traducida a 23 idiomas. Es uno de los primeros cerebros rescatados: volvió a España, a dirigir la investigación de la Universitat Oberta de Catalunya, en 2001, después de haber investigado e impartido clases durante 24 años en la Universidad de California, en Berkeley. Una de sus investigaciones más reciente es el Proyecto Internet Cataluña, en el que durante seis años ha analizado, mediante 15.000 entrevistas personales y 40.000 a través de la Red, los cambios que Internet introduce en la cultura y la organización social, y acaba de publicar, con Marina Subirats, Mujeres y hombres, ¿un amor imposible? (Alianza Editorial), donde aborda las consecuencias de estos cambios.

Pregunta. Esta investigación muestra que Internet no favorece el aislamiento, como muchos creen, sino que las personas que más chatean son las más sociables.

Respuesta. Sí. Para nosotros no es ninguna sorpresa. La sorpresa es que ese resultado haya sido una sorpresa. Hay por lo menos 15 estudios importantes en el mundo que dan ese mismo resultado.

P. ¿Por qué cree que la idea contraria se ha extendido con éxito?

R. Los medios de comunicación tienen mucho que ver. Todos sabemos que las malas noticias son más noticia. Usted utiliza Internet, y sus hijos, también; pero resulta más interesante creer que está lleno de terroristas, de pornografía… Pensar que es un factor de alienación resulta más interesante que decir: Internet es la extensión de su vida. Si usted es sociable, será más sociable; si no lo es, Internet le ayudará un poquito, pero no mucho. Los medios son en cierto modo la expresión de lo que piensa la sociedad: la cuestión es por qué la sociedad piensa eso.

P. ¿Por miedo a lo nuevo?

R. Exacto. Pero miedo, ¿de quién? De la vieja sociedad a la nueva, de los padres a sus hijos, de las personas que tienen el poder anclado en un mundo tecnológica, social y culturalmente antiguo, respecto de lo que se les viene encima, que no entienden ni controlan y que perciben como un peligro, y en el fondo lo es. Porque Internet es un instrumento de libertad y de autonomía, cuando el poder siempre ha estado basado en el control de las personas, mediante el de información y comunicación. Pero esto se acaba. Porque Internet no se puede controlar.

P. Vivimos en una sociedad en la que la gestión de la visibilidad en la esfera pública mediática, como la define John J. Thompson, se ha convertido en la principal preocupación de cualquier institución, empresa u organismo. Pero el control de la imagen pública requiere medios que sean controlables, y si Internet no lo es…

R. No lo es, y eso explica por qué los poderes tienen miedo de Internet. Yo he estado en no sé cuántas comisiones asesoras de gobiernos e instituciones internacionales en los últimos 15 años, y la primera pregunta que los gobiernos hacen siempre es: ¿cómo podemos controlar Internet? La respuesta es siempre la misma: no se puede. Puede haber vigilancia, pero no control.

P. Si Internet es tan determinante de la vida social y económica, ¿su acceso puede ser el principal factor de exclusión?

R. No, el más importante seguirá siendo el acceso al trabajo y a la carrera profesional, y antes el nivel educativo, porque, sin educación, la tecnología no sirve para nada. En España, la llamada brecha digital es por cuestión de edad. Los datos están muy claros: entre los mayores de 55 años, sólo el 9% son usuarios de Internet, pero entre los menores de 25 años, son el 90%.

P. ¿Es, pues, sólo una cuestión de tiempo?

R. Cuando mi generación haya desaparecido, no habrá brecha digital en el acceso. Ahora bien, en la sociedad de Internet, lo complicado no es saber navegar, sino saber dónde ir, dónde buscar lo que se quiere encontrar y qué hacer con lo que se encuentra. Y esto requiere educación. En realidad, Internet amplifica la más vieja brecha social de la historia, que es el nivel de educación. Que un 55% de los adultos no haya completado en España la educación secundaria, ésa es la verdadera brecha digital.

P. En esta sociedad que tiende a ser tan líquida, en expresión de Zygmunt Bauman, en que todo cambia constantemente, y que cada vez está más globalizada, ¿puede aumentar la sensación de inseguridad, de que el mundo se mueve bajo nuestros pies?

R. Hay una nueva sociedad que yo he intentado definir teóricamente con el concepto de sociedad-red, y que no está muy lejos de la que define Bauman. Yo creo que, más que líquida, es una sociedad en que todo está articulado de forma transversal y hay menos control de las instituciones tradicionales.

P. ¿En qué sentido?

R. Se extiende la idea de que las instituciones centrales de la sociedad, el Estado y la familia tradicional, ya no funcionan. Entonces se nos mueve todo el suelo a la vez. Primero, la gente piensa que sus gobiernos no la representan y no son fiables. Empezamos, pues, mal. Segundo, piensan que el mercado les va bien a los que ganan y mal a los que pierden. Como la mayoría pierde, hay una desconfianza hacia lo que la lógica pura y dura del mercado le pueda proporcionar a la gente. Tercero, estamos globalizados; esto quiere decir que nuestro dinero está en algún flujo global que no controlamos, que la población se ve sometida a unas presiones migratorias muy fuertes, de modo que cada vez es más difícil encerrar a la gente en una cultura o en unas fronteras nacionales.

P. ¿Qué papel desempeña Internet en este proceso?

R. Por un lado, al permitirnos acceder a toda la información, aumenta la incertidumbre, pero al mismo tiempo es un instrumento clave para la autonomía de las personas, y esto es algo que hemos demostrado por primera vez en nuestra investigación. Cuanto más autónoma es una persona, más utiliza Internet. En nuestro trabajo hemos definido seis dimensiones de autonomía, y hemos comprobado que cuando una persona tiene un fuerte proyecto de autonomía, en cualquiera de esas dimensiones, utiliza Internet con mucha más frecuencia e intensidad. Y el uso de Internet refuerza a la vez su autonomía. Pero, claro, cuanto más controla una persona su vida, menos se fía de las instituciones.

P. Y mayor puede ser su frustración por la distancia que hay entre las posibilidades teóricas de participación y las que ejercen en la práctica, que se limitan a votar cada cuatro años, ¿no cree?

R. Sí, hay un desfase enorme entre la capacidad tecnológica y la cultura política. Muchos municipios han puesto puntos Wi-Fi de acceso, pero si al mismo tiempo no son capaces de articular un sistema de participación, sirven para que la gente organice mejor sus propias redes, pero no para participar en la vida pública. El problema es que el sistema político no está abierto a la participación, al diálogo constante con los ciudadanos, a la cultura de la autonomía, y, por tanto, estas tecnologías lo que hacen es distanciar todavía más la política de la ciudadanía.

(El País – Edición impresa del Domingo, 06/01/2008.)

El rodeo y los “huasos”

El rodeo

Chile

“¡Arre!” Entre todas las fiestas y juegos tradicionales, el rodeo es uno de los más emocionantes, alegres y coloridos de Chile. Se originó hace muchos años como consecuencia del duro trabajo de los campesinos y su necesidad de ordenar el ganado. Cada primavera los animales son traídos desde los cerros, donde pasan el invierno. Este trabajo debe ser realizado por los hombres más fuertes y hábiles en el manejo del caballo y del lazo: los huasos. Viven principalmente en valles fértiles o en granjas con tierras cultivadas y su tarea es conducir a los animales bordeando precipicios, cruzando ríos, bajando y subiendo pendientes hasta llegar al corral. en esta travesía muchos vacunos se espantan y descarrían por lo que los huasos tienen que correr velozmente tras ellos, atajarlos con sus lazos y unirlos otra vez al grupo.

Cada año se celebra en Chile el Campeonato Nacional de Rodeo. Este juego ha ganado mucha fama (algunas rivalidades) ya que aquí se pone a prueba la capacidad, fortaleza física y destreza de estos cowboys chilenos, que se caracterizan por su orgullo, seguridad y picardía. El colorido de sus vestimentas y la de sus caballos reflejan el espíritu de tradición: sombreros, pantalones generalmente rayados, botas de cuero, espuelas adornadas y mantas o ponchos de colores vistosos. El rodeo consiste básicamente en imitar el trabajo de estos campesinos: atajar y controlar al ganado. Los jinetes corren de a pares. El novillo que va a ser corrido se lleva a una pista circular con portones que permiten su entrada y salida. Para comenzar, un arreador con grito estridente provoca la carrera del animal que busca la salida del corral. Entonces, los huasos deben tratar de alcanzarlo y detenerlo en un punto determinado, señalado con una bandera. Con espíritu deportivo, el fallo del jurado es riguroso y estricto. Este paisaje de fiesta se completa con la música, los bailes tradicionales y por supuesto, con una gastronomía especial típica del lugar.

(En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011.)

La Carretanagua

La Carretanagua

Nicaragua

Nicaragua es un país muy arraigado a tradiciones ancestrales, las cuales están presentes en casi todas sus costumbres y cultura. Muchas de estas tradiciones encierran profundas creencias en personajes fantasmagóricos o brujas, como La Mocuana, La Llorona y La Cegua. Pero quizás el más conocido y temido es el fantasma de La Carretanagua: una desvencijada carreta tirada por flaquísimos y viejos bueyes y conducida por La Muerte misma. La “Muerte Quirina”, un terrorífico esqueleto envuelto en un sudario de sábanas blancas, cargando su guadaña amenazadora y rodeada de calaveras.

Algunos aseguran haber padecido una horrible fiebre luego de haberla visto, otros el haber perdido el habla por varios días. Dicen que recorre las calles oscuras, alrededor de la luna de la madrugada, haciendo mucho ruido a su paso ya que se trata de una carreta vieja y destartalada. Los que la oyen pasar temen asomarse por las ventanas y encontrarla es que según la superstición, el día siguiente de haberla visto, está marcado con la muerte de alguno de los de su pueblo. La misteriosa carreta se mueve muy rápido y al llegar a las esquinas desaparece, reapareciendo sobre otra calle atemorizando a animales y creando desasosiego y mucho miedo entre la gente.

La Carretanagua (o Carreta Nagua) es un símbolo muy fuerte en la mitología y folklore nicaragüense, en las que se amalgama un pasado doloroso y una imaginación creativa y supersticiosa. Con ella se recuerda a las persecuciones y torturas que sufrían los indios a manos de los conquistadores. Dicen que en los tiempos de la colonia, en el Siglo XVI, los españoles llegaban a medianoche en carretas buscando oro y riquezas sacando a los indios de sus caseríos; se los llevaban como esclavos encadenados a sus carretas. El mito de la Carretanagua parece haber nacido también de la necesidad de los nicaragüenses de darle forma material y concreta a un fenómeno tan incontrolable como la muerte.

(En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011.)

La violencia y las patrañas

Fernando Savater

El otro día me llamaron de un programa radiofónico para preguntarme por un tema de moda: la violencia juvenil. ¿Por qué son violentos los jóvenes actuales?”, inquirió el conductor de la emisión, que pareció desconcertarse con mi respuesta: “¿Y por qué no iban a serlo? ¿No lo fueron también sus padres, sus abuelos y sus tatarabuelos?”. Naturalmente ni antes ni ahora todos los jóvenes son violentos, pero en cualquier época lo han sido en suficiente número como para preocupar a la sociedad en la que vivían. Después de todo, para ser amenazadoramente violento hay en primer lugar que poder permitirse físicamente serlo y los jóvenes están en mejores condiciones a ese repecto que los veteranos del Inserso. Por eso la mayoría de las comunidades, primitivas o modernas, han desconfiado de la musculosa intransigencia juvenil y han procurado disciplinarla canalizándola hacia empleos socialmente rentables como la caza, la guerra, el deporte o el consumo dé vehículos ultrarrápidos de motor. Lo escandaloso no es realmente la violencia juvenil, posibilidad que en el fondo siempre se da por descontada y con la que muchos adultos cuentan para llevar a cabo proyectos a menudo poco edificantes, sino su ejercicio incontrolado o adverso a intereses aceptados como mayoritarios. Es entonces cuando se recurre al lamento y se buscan responsables sociales, entre los que nunca se olvida mencionar a la televisión y a los educadores. Veamos hasta qué punto con razón.En un reciente congreso sobre esta cuestión celebrado en Valencia, en el que participaron biólogos, sociólogos, políticos y tutti quanti, un experto americano se descolgó con la noticia de que si los adolescentes redujesen drásticamente su dosis cotidiana de televisión habría anualmente en USA cuarenta mil asesinatos y setenta mil violaciones menos (o al revés, da igual, después de todo se trata de una simple fantasía del buen hombre). Naturalmente, éste es el tipo de majadería seudocientífica que se convierte en un titularde prensa muy goloso y que luego es repetido por gente crédula precedido de la cantinela habitual: “Está demostrado que …”. La reverencia por la televisión es tan grande que no hay efecto mágico- que no estemos dispuestos a reconocerle. Lo, mismo podríamos decir que la violencia televisiva tiene efectos catárticos y disuasorios sobre muchos, de modo que verla cinco horas al día desde la más tierna infancia ahorra por ejemplo ventisiete mil crímenes y treinta mil estupros anuales. No es extrañ que en el clima amedrenta do que fomentan estas declaraciones crezcan proyectos de censura audiovisual como el esbozado por el Gobierno en una especie de borrador de ley que se filtró en los medios de comunicación hace poco.

No voy a decir que la sobredosis de truculencia agresiva en la televisión sea inocua, ni siquiera la proliferación de simple estupidez en los programas de mayor audiencia. Tanto ahínco en la memez y la bajeza no constituye un buen síntoma. Pero ni los del GIA argelino, ni los talibanes, ni los jarraitxus, ni los neonazis, ni los que trafican con niños y luego los asesinan necesitan muchas muchas horas de televisión para aprender su barbarie. Las fantasías violentas pueblan nuestros juegos y nuestros sueños desde la infancia: lo grave es no saber cómo distinguirlas de la realidad y desconocer las razones civilizadas por las que debemos evitar ponerlas en práctica. Combatir la imaginación agresiva no resuelve el problema, porque ya sabemos, al menos desde Platón, que lo que distingue al justo del bruto no es la pureza de su fantasía, sino reconocer el mal con que se sueña y descartarlo como guía de acción en la realidad. Un psicoanalista infantil que trató sin remilgos estas cuestiones, Bruno Bettelheim, lo planteó así: “El predominio de imágenes de violencia en las películas y en la televisión estimula la descarga fortuita de violencia, mientras que al tiempo incrementa el temor a la violencia sin hacer nada por promover la comprensión de su naturaleza. Necesitamos que se nos enseñe qué debemos hacer para contener, controlar y encauzar la energía que se descarga en violencia hacia fines más constructivos. Lo que brilla por su ausencia en nuestros sistemas de educación y en los medios de comunicación es la enseñanza y promoción de modos de comportamiento satisfactorios con respecto a la violencia”.

Es imposible enseñar nada válido acerca de la violencia si se empieza por considerarla un enigma de otro mundo, algo así como una posesión diabólica que sólo afecta a unos cuantos perversos. Y si la única recomendación que sabe hacerse frente a ella es la de renunciar a sus pompas y a sus obras como quien reniega del demonio, aborreciéndola por completo en pensamiento, palabra, imagen y gesto. Lo cierto (no diré “tristemente cierto” porque las cosas ciertas no son tristes, lo triste es creer en falsedades) es que la cofradía humana está constituida también por la violencia y no sólo por la concordia. ¿Acaso el uso coactivo de la violencia no resguarda las colectividades del capricho destructivo de los individuos o de la ambición de los megalómanos? ¿Acaso no se ha empleado la violencia para derrocar a las tiranías, para obligar a que fuesen atendidas las reivindicaciones de los oprimidos o para impulsar transformaciones sociales? Digámoslo claramente: un grupo humano en el que todo atisbo de violencia hubiese sido erradicado sería perfectamente inerte si no fuese impensable. Recordemos el políticamente incorrecto comportamiento de Cristo con los mercaderes del templo…

Tampoco es pedagógicamente aceptable establecer que a la violencia “nunca se ladebe responder con la violencia”. Al contrario, lo adecuado es informar de que la violencia siempre acaba por ser contrarrestada con otra violencia y que en eso reside precisamente su terrible peligro aniquilador. Porque todos los hombres podemos y sabemos ser violentos: si no queremos serlo es porque consideramos nuestros intereses vitales resguardados por instituciones que no sólo representan nuestra voluntad política de concordia, sino también nuestra voluntad violenta de defensa o venganza. Apelar a la violencia particular para conseguir nuestros fines es un pecado, pero un pecado de imprudencia porque despierta el espectro feroz de la violencia general que si unas pautas racionales no controlan, nada podrá saciar salvo el exterminio mutuo. Y sin duda las instituciones democráticas no son pacíficas (es decir, incontaminadas por la violencia), sino pacificadoras: intentan garantizar coactivamente un marco dentro del cual las relaciones humanas puedan suspender sus tentaciones violentas sin excesivo riesgo de los individuos y permita que cada cual aprenda a utilizar armas de creación, persuasión o seducción, no destructivas. Por eso la desmoralización social que más fomenta la violencia proviene de ver que los violentos que actúan fuera de la ley -a veces, ay, diciendo representarla- quedan impunes o son recompensados con el éxito.

Vuelvo a la tierra, a mi tierra. En el País Vasco se han extendido una serie de patrañas peligrosas; sobre todo como pedagogía: la de que nuestra comunidad se divide sólo en pacifistas y terroristas, la de que toda violencia es igual venga de donde venga y a lo que venga, la de que quien está en prisión por haber asesinado es una víctima de su carcelero y no un culpable al que se intenta hacer desistir de su agresividad para que no hayan de ser los ofendidos quienes se tomen la justicia por su mano, la de que los jóvenes son “criminalizados” por quienes intentan evitar que cometan crímenes y no por los que les animan a cometerlos, etcétera.

El País, 13/10/1996.

El gaucho, habitante del campo

gaucho uruguayo

Uruguay

Se lo conoce como cowboy en Norteamérica, como llanero en Venezuela y como gaucho en la pampa argentina y en el Uruguay. Es, simplemente, el habitante típico de las zonas rurales en el continente americano. En Uruguay, el gaucho es figura importante del folclore nacional ya que simboliza la libertad y la individualidad. Las representaciones poéticas del gaucho lo describen como el ideal de valentía e independencia. Pero más allá de cóo lo presenten la música, la literatura, y la pintura, este personaje constituye un símbolo importante dentro de la cultura uruguaya.
Si nos acercamos a la realidad, el gaucho es el hmobre de campo que trabaja principalmente arreando ganado. En su imagen estereotípica, siempre está acompañado de un caballo que, además de servirle de transporte, es una de las pocas posesiones materiales que se asocian con el modo de vida gauchesco. En la actualidad, el caballo sique siendo una pieza fundamental de las activdades que el gaucho realiza en el campo.

Tradicionalmente, el gaucho contaba también entre sus posesiones con el facón y las boleadoras, que le servían como arma y como herramienta de trabajo. El facón es un cuchillo largo que los gauchos llevan en la espalda, colgando del cinturón, para múltiples usos, ya sea para defensa personal, para comer, o para cuerear las vacas. Hoy en día siguen usándolo, principlamente, a la hora de trabajar. Las boleadoras son dos piedras redondeadas unidas por una cuerda hecha con cuero trenzado.
Una hendidura que recorre el exterior de las piedras permite atar la cuerda de forma que las piedras estén bien aseguradas y no se escapen. Los gauchos las utilizaban para atrapar al ganado cimarrón o salvaje y para cazar ñandúes. Actualmente las boleadoras ya no se usan porque el ganado es doméstico con lo cual este instrumento resulta innecesario.

El gaucho sigue siendo fácilmente distinguible por sus vestimentas. Usa bombachas o chiripá(un pantalón de pierna ancha ajustado a la cintura con una
faja o cinto) que puede ser de tela o cuero con decoraciones en plata u otros metales. El atuendo se complementa con una camisa y pañuelo al cuello. Lleva también un sombrero de ala ancha sujetado al mentón con una cinta que le permite cabalgar sin temor a perderlo. El abrigo tradicional es el poncho, que resulta ideal para mantener el calor en las madrugadas frías en las que sale a cabalgar . En los pies usa botas de cuero, también pensadas para las cabalgatas, ya que debe proteger los pies y piernas del continuo roce con los estribos. Cuando no está encima de su caballo, el gaucho puede verse usando alpargatas, un tipo de calzado llegado de Europa.
En Montevideo, un museo rinde homenaje a la figura del gaucho. Allí se pueden apreciar representaciones tradicionales de este personaje durante sus horas de ocio, ya sea jugando a la taba (un juego típico del campo), tomando mate, o fumando un cigarro armado por él mismo.

En tacuarembó, uno de los departamentos norteñós del país se conmemoran las costumbres gauchesas con la Fiesta de la Patria Gaucha en el mes de febrero o de marzo. Durante su celebración, a la que muchos de sus asistentes concurren a caballo, se realizan activadades tradicionalmente asociadas con las tareas del campo. Está presente la música folclórica con sus guitarras, así como el asado con cuero, y varias pruebas de destereza como las jineteadas, las domas y las cabalgatas. Este tipo de fiestas contribuye a fomentar la identidad nacional uruguaya, dentro de la que el gaucho conserva, aún hoy, un lugar destacado.

En: Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011.

La pollera panameña

Pollera panameña

Panamá

La pollera es a Panamá, lo que el mojito es a Cuba, el tango a la Argentina, o el carnaval a Brasil: un orgullo, un símbolo de nacionalidad, identidad y pertenencia. Entre las vestimentas y trajes típicos del mundo, la pollera panameña sobresale como uno de los más espetaculares y distinguidos. La mujer que la lleva derrocha gracia en sus movimientos, elegancia en su andar y atrae las miradas de todo aquel con quien se topa en su camino.

Si bien hay variaciones en todas las regiones del país, existen principalmente dos tipos de pollera: la pollera montuna, que es la de vestir de diario o de trabajo; y la pollera de encajes o de gala, que es la que se usa para festejos o motivos importantes y que es una versión más elaborada de este vestido nacional. Acompañando a la pollera y, según el caso, las mujeres completan la vistimenta con diferentes accesorios.

La pollera montuna, ancha y confeccionada con tela calicó (de algodón), suele usarse con basquiñas o chambras: ambas con blusas, pegada al cuerpo la primera, y más suelta la segunda, que pueden ser blancas o de color.

Este conjunto puede terminarse con el cabello con trenzas y flores naturales, con un sombrero de paja o con peinetas doradas y algunos tembleques (flores hechas a mano que pueden ser de diferentes materiales, desde un fino alambre enroscado hasta escamas de pescado y seda).

La pollera de encajes, la más lujosa y delicada, ancha y con dos o tres divisiones, está muy decorada con lanas y cintas. Se usa con una blusa amplia de lino y también está confeccionada con bordados y encajes. Para vestir sus cabellos, las mujeres lucen este traje con peinetas importantes que pueden ser de oro y tembleques (generalmente blancos), en el resto de la cabeza.

Este vestido de gala se adorna con gran cantidad de joyas: cadenas, aros, pulseras, anillos y hebillas son solo algunas de ellas, que pueden ser de oro, perlas o piedras preciosas. Los zapatos se llaman chapines y pueden ser de satén o terciopelo, en general, muy planos y con una hebilla de oro, encajes y cintas.

Históricamente no hay muchos archivos, ni detalles exactos que revelen el origen de la pollera panameña, aunque algunos reconocen sus raíces en España.

En: Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011.